Buen título para una entrada, sin duda.

Pues sí, buen título. Pero sinceramente es lo primero que se me ha venido a la cabeza y no hay muchas ganas de pensar en algo elocuente o elaborado.

Para empezar me gustaría que leyeseis lo siguiente con esta banda sonora de fondo, pues es lo que suena por aquí mientras me dispongo a escribir toda esta rayada mental que necesito compartir de forma física aunque sea en un blog. Un dato curioso es que es una de las muchas canciones que se repetían en mi adolescencia para ambientar mis procesos creativos y la cual utilicé en la primera versión de mi web cuando todavía si quiera me presentaba como “Keevanski”. Ese nickname llegó muchísimos años más tarde.

Y ya me he ido, como siempre, por los cerros de Úbeda. Cuando lo único que quería deciros es que os pongáis esa canción para transmitiros un poco de mis feels en este momento, si es que os da la vena, of course.

Me encuentro en un punto de mi vida en el que todo aquello que echo de menos y que siempre me planteo en mi cabeza volver a realizar, pero que casualmente nunca encuentro el momento para hacerlo porque el “siempre hay cosas más importantes” o el “debes ceñirte a un tipo de contenido para contentar a tu audiencia” ocupan la mayor parte de mi tiempo, es hora de que se haga real. Porque ya no es una cuestión de añoranza, si no de necesidad. Casi una necesidad vital.

He cometido un error muy grande. Un error que no debí dejar pasar, que se ha estado macerando durante años y que ha generado dentro de mí una frustración gigantesca la cual he podido identificar y ponerle cara en el último mes. Un mes que he dedicado exclusivamente a mejorar cosas para mi canal de YouTube.

Pero… ¿Realmente es solo un mes dedicando todos mis esfuerzos y pensamientos a esa plataforma?… ¿Tan solo uno?… ¿Estoy realmente segura?.

Parándome a pensar fríamente, lo cierto es que no es cosa de un mes, ni dos, ni tres… Llevo AÑOS sumida en un bucle del que no he conseguido salir básicamente por la necesidad económica que eso implicaba. Porque no es ningún misterio ni ninguna novedad que para conseguir hacer un modelo de negocio tanto ahí como en cualquier lado, es más fácil realizar algo que pueda abarcar a distintos tipos de público.  Y por favor, no me malinterpretéis con esto último. Me gusta realizar el contenido que hago y no lo subo tan solo con la frialdad de conseguir beneficio económico con ello, pero el punto está en que no es algo que me llene de la forma en la que debería hacerlo.

Y de nuevo, no me volváis a malinterpretar. Aunque ciertamente cobre todos los meses un sueldo totalmente inestable en esa plataforma, actualmente ni por asomo podría depender totalmente de ello para subsistir. Pero ciertamente he llegado a un punto (creo) en el que parece que mi canal ha comenzado a mover los engranajes para dejar a la máquina en funcionamiento, algo así como en un modo automático. Pese a que obviamente las cosas podrían ir mil veces mejor, todo esto me ha dado paso a proporcionarme cierta tranquilidad mental y poder permitirme, al fin, darme el lujo de plantearme de una forma más esperanzadora el volver a realizar las cosas que realmente me gustaría compartir con vosotros a día de hoy.

Como por ejemplo esta foto, totalmente espontanea cuando vi el completo lío que tenía montado en ese momento. Why not?

Para resumirlo y que lo comprendáis mejor todavía, me he visto muy limitada estos últimos años por intentar contentar a un publico objetivo que he ido labrando según el contenido que he ido añadiendo en Internet, o más específicamente en YouTube. Siempre me he autoengañado diciéndome a mí misma que “subo lo que quiero”. Que en realidad eso tiene parte de razón, subo lo que quiero, pero la diferencia está en la finalidad. Subo “lo que quiero” con el objetivo de seguir con la temática de mi canal como hasta ahora, porque aunque no sea lo que más me llene en la vida, disfruto haciéndolo y además es algo que la gente espera de ese canal. Así que sí, por esa parte “subo lo que quiero”, pero en realidad no “subo lo que necesito”. Y no, no hablo de una necesidad económica. Hablo de una necesidad artística, una necesidad que como he dicho al inicio, es casi vital. Porque sí, me gusta hacer tutoriales, pero necesito exportar de una vez mi capacidad artística de otra forma. Con esto confirmo que por ejemplo los tutoriales no van a cesar, pero no son lo que me llena ni mi pasión en la vida.

La verdad… No se en qué momento he dejado que toda mi creatividad gire solamente en torno a YouTube.

Antes de toda esta movida de los vídeos, cuando tomaba Internet como un hobby y no como un trabajo, disfrutaba realizando obras artísticas como podrían ser los autorretratos, las entradas en los blogs de turno yendo de intensita de la vida, mis ediciones de vídeo (sí, antes de que existiese YouTube), etc. Lo realizaba todo sin pretensiones, sin ánimos de contentar a nadie por una necesidad como pueda ser la económica. Siempre ha estado en mi cabeza la idea (por muy loca que sea) de vivir del arte y de la creatividad, pero en aquella época lo veía como algo tan lejano que simplemente disfrutaba del momento y ninguna obra creativa se veía condicionada por esos factores. Algo que por ejemplo a día de hoy me ofrece mi canal de ASMR, pero nada más.

Sin pretensiones como esta foto espantosa, desenfocada y sin conseguir lo que quería.
Pero… Why not again?

Echo de menos esas sensaciones. Como por ejemplo cuando disfrutaba sentada en mi ordenador, con música de fondo, creando versiones diferentes de mí misma e intentando transmitir lo que no puedo hacer con palabras (cosa que se me da realmente mal) en cada fotografía. Como lo podría ser para cualquier persona la música, el cine o los videojuegos, para mí todo aquello era una terapia y una vía de escape muy satisfactoria. Todo esto suena muy pedante y yo misma siento pereza o rechazo cuando leo cosas similares, pero es que realmente esos momentos eran algo muy especial para mí y quiero que vuelvan. Necesito que vuelvan.

¿Y qué relación tiene la fotografía con mi canal y toda esta movida?. Pues al igual que quiero retomar esa parte de mí tan dejada en el olvido, también hay otras cosas que siempre he querido hacer y que nunca he visto el momento. Muchas veces siento la necesidad de grabar secuencias de incluso pocos segundos intentando hacer algo experimental y artístico, pero reprimo esa necesidad porque siento que rompería totalmente con la línea de lo que habéis visto hasta ahora o que la mayoría de mi publico objetivo se llevaría las manos a la cabeza pensando que me estoy marcando un famoso “la del partner” porque no conseguirían entender el sentido del material que se han encontrado. Pero… ¿Y qué más da eso?. Curiosa es la forma en la que a estas alturas de mi vida, casi a mis 30, me preocupo por “el qué dirán”. Yo, que siempre he sido de fardar de un pasotismo extremo sobre estas cosas…

Como por ejemplo el título de este post. ¿Por qué no? ¿Qué problema hay en improvisar un poquito y conformarse con lo primero que te venga a la cabeza si le va al tema? Al igual que las fotografías que estáis observando durante la entrada. Si me pilláis en otra ocasión me habría tirado retocándolas la vida entera y haciendo algo apropiado para este post. Pero mirad, las hice ayer sin intención de nada, solo porque me gustaba lo que veía… Y hoy las aprovecho porque no tenía otra material al que recurrir. Y qué queréis que os diga, a mí hasta me está convenciendo como quedan en todo este lío. Y creo que al final lo más importante es eso, realizar algo bonito que sobretodo le satisfaga a uno mismo, dejando el perfeccionismo (ese viejo cabroncete que tanto nos desgasta) a un lado y sencillamente disfrutando.

Así que, fuck it. Al fin, me dispongo a intentar realizar todo lo planteado. Se que de poco sirve escribirlo en una entrada de blog, o mencionarlo ligeramente como lo he hecho ya en varios de mis vídeos. Pero digo yo que ya es un gran paso introducir una publicación así en mi propia página web, la cual estaba enfocada hasta escasos minutos exclusivamente a subir contenido referente al contenido que subo en YouTube. Que sí, lo seguirá siendo, pero es que ahí está el punto… Mi contenido va a cambiar, así que aquí me lanzo a dar el primer paso.

Por último y después de este espacio patrocinado por mi ego, me gustaría dedicaros unas palabras a vosotros. Porque sí, yo puede que sea la que genera el contenido que se consume en mis plataformas, pero esto lo formamos todos y no sabéis lo feliz que me hace saber que tengo a gente tan maravillosa esperando por ver cuál va a ser mi siguiente trabajo, demostrándome el interés por las cosas que hago, dándome ánimos para que siga o sencillamente tomando parte de vuestro valioso tiempo leyendo esta soberana mierda. Sois una motivación enorme y fundamental en mi vida. Porque crear cosas para uno mismo está bien, pero sin duda compartirlo siempre hace más ilusión.

Así que de verdad, gracias por todo, especialmente a los que lleváis años siguiendo mi trayectoria con más paciencia que un santo intentando cagar estreñido.

La verdad es que hacía muchísimos años que no me paraba a escribir de esta forma, reconozco que lo he disfrutado mogollón. A ver si me entreno un poquito, porque pese a que no soy una persona que se exprese especialmente bien ni tenga un vocabulario muy amplio, reconozco que de jovenzuela disfrutaba escribiendo mis cositas ridículas y creo que no se me daban del todo mal. Con el tiempo me noto más espesa y oxidada que mis huesos al correr para no perder un taxi (o sencillamente levantando mi gordo culo de la silla), así que creo que no me vendrá mal para entrenar mi expresión escrita y sobretodo para que os muráis de sobredosis de vergüenza ajena en futuras publicaciones. Esto último lo más importante sin duda.

Y ahora que me he desahogado bien y mi cerebro se ha quedado frito, me marcho a dormir like a baby.

See ya ♥.

Keevanski

Author Keevanski

More posts by Keevanski

Join the discussion 5 Comments

  • Dies dice:

    Creo que entiendo el punto en el que estás. Quizá estuve en un punto similar hace años, al salir a buscarme la vida de diseñador gráfico y fotógrafo. Mucha ilusión al principio, todo muy happy de la muerte, hasta que el mundillo y la creatividad frustrada va pasando factura. Hacía cosas que me podían gustar más o menos, pero para contentar a otros. Al final me fui distanciando del mundillo, apagando mi creatividad, y joder si lo noté. (También admito que tuve la suerte de tener otra salida profesional que no tenía nada que ver con el sector, menos mal… xD).

    Creo que por eso volví a pintar y hacer cosillas con las miniaturas: para empezar proyectos creativos que me llenaran a mi. Que se me fuera la cabeza con mis historias y paranoias, dando forma y color a cositas de plástico y metal. Y luego compartirlo por los interneses con otra gente de la que aprender más cosas y enseñar otras.

    Total, haz lo que quieras en el momento que quieras, sobretodo si es algo creativo. En cuanto a lo de subir contenido distinto a tu canal o blog, opino que adelante al 100%. Es posible que con este otro contenido sea como mejor se te llegue a conocer, y sería una pena que la gente se lo perdiera, porque vales un montón.

    • Keevanski Keevanski dice:

      Recuerdo hablarlo varias veces por stream, y también recuerdo que comentaste que te pasó lo mismo. Es lo que tu dices, al principio lo ves con otra perspectiva, pero con el tiempo la cosa cambia radicalmente hasta el punto en el que (al menos a mí) me daba asco tocar el PC. Lo peor era el hecho de que por causas ajenas te desgastaras tanto haciendo algo similar a lo que te gusta (dentro del mundillo digital) que luego para hacer lo tuyo personal no tenías la más mínima motivación ni gana. Creo que es algo por lo que pasamos muchos de los que nos hemos metido en diseño gráfico por venir de un camino con hobbys similares a ese sector (como en tu caso la fotografía). Es una pena que por causas ajenas te quiten la opción a desarrollar tu potencial para trabajos personales propios, pero me alegra mucho saber que has encontrado una “vía de escape” que no te condiciona para el tema de las miniaturas, aunque a veces se nos olvide es una suerte enorme poder llegar a ese punto.

      Muchas gracias por tus palabrillas como siempre Dieses, ereh una gran persona <3.

  • Saray dice:

    Vengo de Twitter y lo primero que voy a hacer es echarte la bronca, así soy de cándida.
    ¡De bazofia nada! Lo que has escrito es maravilloso y hermoso y, ante todo, lo que has escrito eres tú, tu alma un poquito más desnuda ante nosotros. Y es muy bonito de ver.

    Entiendo perfectamente esa necesidad de subir x tipo de contenido que, aún gustándote, no es exactamente lo que te apetecería y que lo haces para no perder lo que has construido. Por desgracia, la gente es voluble y egoísta, y los habrá que, cuando vean el primer cambio, digan “Keev, tú antes molabas”, sin darse cuenta que lo que ven es también Keev. Necesitamos evolucionar, necesitamos experimentar cosas nuevas para, simplemente, saciar nuestra curiosidad. Y, qué quieres que te diga, quien no sepa apreciar el desarrollo de una mente artística, mejor que no esté.

    Dicho esto, me alegro de ver que te vas desatascando, de que te vas encontrando en el camino, y es importante y satisfactorio. Afrontarás los nuevos retos con más fuerza y energía, la energía del entusiasmo, como un niño en la mañana de Reyes.
    De verdad, me alegra leerte y me alegra verte reflorecer.

    Un abrazote muy, muy fuerte y acogedor ♥

    PD: Respecto a las fotos, me encantan todas ellas; ese bello caos, tan colorido y lleno de proyectos, de vida.

    • Keevanski Keevanski dice:

      Tus broncas siempre serán bienvenidas y lo sabes <3.

      No te puedo dar más la razón, mi querida Saray. Además se que entiendes la situación, creo que es algo que a cualquiera que expone un trabajo en público (y más en Internet) le puede llegar a pasar en algún punto de su vida. Es algo similar a lo que le pasa a las bandas musicales o cantantes cuando empezaron en su adolescencia con un estilo, muchas veces condicionados por su entorno o los mismos propios componentes y con los años deciden crear cosas que les sale del corazón porque se lo pueden permitir, cosas totalmente distintas a lo que la gente esperaba de ellos... Y se meten en un berenjenal de cuidado xD.

      Tan solo puedo darte las gracias por tu comprensión, por tus palabras que son una motivación enorme y por estar siempre aquí. Millones de gracias, en serio.

      Un besaso apasionao para mi Saray <3

  • Jack Sajard dice:

    Me gustaría comentar algo con sentido y cierta relevancia, pero no tengo reparos en decir que no se lo bastante del tema como para hablar. Pese a todo, tienes todo mi apoyo para hacer lo que más te gusta y con lo que te sientas más cómoda. Ánimo Keev.

Leave a Reply